OSIRISMELISASTRONOMIA.

jueves, 21 de abril de 2011

ORÍGENES DE LAS GRANDES TORMENTAS SOLARE.



El pasado 14 de febrero el telescopio espacial Solar Dynamics Observatory de la NASA, cuyo principal objetivo como indica su nombre es estudiar el Sol, captó la llamarada solar más importante de los últimos casi cinco años. Por suerte, aunque la erupción solar lanzó miles de millones de toneladas de partículas cargadas hacia la Tierra (eyección de masa coronal), la misma no tuvo consecuencias para las infraestructuras terrestres gracias a que los campos magnéticos de nuestro planeta y los de la eyección de masa estaban alineados con lo que toda la energía liberada por la estrella se desvió hacia los polos de nuestro huevo azul. ¿Y cómo se produjo la gigantesca llamarada solar que nos ocupa?A grandes rasgos podemos decir que todas las eyecciones de masa coronal (EMC) son producto de las conocidas como manchas solares, regiones de la superficie del astro rey con un actividad magnética muy intensa en las cuales la temperatura es inferior a la de sus alrededores. “Qué bien, pero sigo igual que cuando empecé a leer” estaréis pensando así que continuemos.El caso es que como en las mentadas regiones el campo magnético solar generado en el interior de la estrella es muy fuerte, tiene lugar el fenómeno conocido con el nombre de reconexión magnética que se produce en el momento que dos campos magnéticos opuestos se acercan y empiezan a retorcerse acumulando energía hasta que llega un punto en el que colapsan liberando una onda de plasma compuesta principalmente por electrones y protones (la llamarada solar).Ahora supongamos que se da la casualidad de que en determinada zona del Sol coexisten cinco machas solares que en conjunto cubren una extensión de 20.000 kilómetros y además sus campos magnéticos se retuercen sobre sí casi al mismo tiempo hasta que colapsan simultáneamente generando una eyección de masa hacia el espacio. Justamente lo descrito fue lo que ocurrió el pasado mes de febrero según las investigaciones de los científicos de la Universidad de Central Lancashire: cinco manchas solares “se rompieron” al mismo tiempo provocando la mayor erupción solar registrada en casi cinco años.Pero esto solamente es el principio. La erupción que nos ocupa, junto a otras registradas recientemente, son la prueba de que el Sol ha entrado en periodo de actividad máxima por lo que se espera que a lo largo de los próximos meses se produzcan más eyecciones de masa coronal de diferente intensidad (por ejemplo según un informe de la NASA en algún momento de 2012 asistiremos a una tormenta solar muy potente). Esperemos que ninguna nos pille con nuestro campo magnético descolocado porque podríamos llegar a sufrir serios problemas, aunque tampoco hay que ser alarmistas; las erupciones solares se dan desde siempre y las consecuencias de la más grave de todas las que se tienen constancia no fueron para tanto (concretamente tuvo lugar en 1973 y dejó a unos seis millones de canadienses sin luz).  LIC:RENE DAVILA./  20040011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada